¿Cómo medir la madurez digital de la empresa?

Publicado el 15 de Noviembre de 2017  Mike Birdy

La capacidad de implementar la transformación digital, depende de la madurez digital de cada persona, organización e industria.

La transformación digital ya está sobre nosotros. Y con ella han llegado nuevos modelos que irrumpen las formas tradicionales de hacer negocios.

Es una revolución que ha sacudido los cimientos de todos, algunos han logrado mantenerse en pie mientras otros cayeron en una batalla que no vieron venir y para la que no estaban preparados.

Para enfrentar la disrupción digital, para seguir siendo competitivos, las empresas deben convertirse en empresas digitales; incluso si esto significa que la digitalización podría renovar por completo su modelo comercial tradicional.

La buena noticia es que aún está a tiempo de prepararse, pero antes de iniciar una transformación de este tipo, debe medir su madurez digital; debe evaluar su capacidad para transformar y liderar este cambio. Es decir, tiene que ser capaz de definir la estrategia digital correcta y la hoja de ruta.

Obviamente, la madurez tecnológica es un componente clave de la madurez digital. Pero también debe considerar su estructura organizativa y cultural.

¿Qué es la madurez digital de una empresa?

La madurez digital se refiere al progreso de una empresa en términos de su transformación digital.

  • ¿Cómo ha mejorado su desempeño?
  • ¿Tiene la compañía más contacto con sus clientes?
  • ¿Se debe esto a las mejoras digitales?
  • ¿Hasta dónde ha llegado la empresa en términos de integración de nueva tecnología para sus servicios y procesos?
  • ¿Qué pasa con tecnologías como la nube, Smart Data, aplicaciones móviles o plataformas colaborativas y sociales?

La madurez digital también se refiere la capacidad de una empresa para implementar la transformación digital. En otras palabras, ¿qué métodos, herramientas y recursos ha desarrollado la compañía para implementarla?

Aclarado el término, podemos ahora hablar sobre la importancia que tiene para las empresas el medir su grado de madurez digital.

Le recomiendo leer 4 Etapas de la Madurez en la Transformación Digital.

¿Por qué debemos medir la madurez digital de una empresa?

Al medir la madurez digital de una empresa, podemos analizarla en términos de buenas prácticas, habilidades, competencias y posibles soluciones que ofrecen las nuevas tecnologías y cómo se adapta los nuevos comportamientos del consumidor.

Esto ayudará a identificar fortalezas y debilidades digitales de la organización, así como la capacidad para gestionar esta transformación. Con esta información, podemos luego pasar a crear la estrategia y hoja de ruta para la transformación digital.

El benchmarking es una parte importante de este proceso, ya que sin una evaluación comparativa podemos estar bajo una falsa ilusión de transformación. Así sucedió con varios de los principales bancos franceses que en 2014, se vieron sorpresivamente al final de la tabla de un estudio que calificaba la madurez digital de compañías CAC40. Este golpe de realidad los motivó a aumentar su compromiso y recursos para implementar una transformación digital.

Los problemas digitales son parte de cualquier estrategia comercial. Esto lleva a muchas empresas a cuestionar sus prácticas y estar dispuestos a evolucionar junto con la tecnología y los nuevos hábitos y comportamientos de los consumidores. De lo contrario, se podría terminar siendo víctima de la disrupción digital.

Medir la madurez digital también puede proporcionar ideas para futuros modelos comerciales. Cuando regularmente se toma el tiempo para observar y analizar lo que sucede en su industria y lo que sucede en otras industrias, se tiene la oportunidad de imaginar nuevos productos y servicios para sus clientes.

Ingresos y Rentabilidad Madurez Digital
Comparativo de Ingresos y Rentabilidad según cada etapa de Madurez Digital

Esta evaluación ayudará a definir la madurez digital de la compañía en un momento específico en el tiempo, ya que la evolución de las tecnologías digitales y los cambios en los hábitos y comportamientos de los consumidores son constantes. Por lo que si desea que esta evaluación sea eficiente y relevante, debe ser constante a lo largo del tiempo para resaltar los cambios relacionados con el negocio y su transformación digital.

La madurez digital varía mucho de un sector a otro. Al establecer una evaluación comparativa de la madurez digital de una empresa con su sector, se puede evaluar si la empresa está por delante o por detrás de la competencia.

Por supuesto, esta comparativa no debe limitarse a su mercado propiamente. Es recomendable de hecho, observar las iniciativas tomadas en otras regiones o mercados y así encontrar fuentes de inspiración para diseñar nuevos productos y servicios. No se olvide de estar siempre atento y analizar a las startups.

¿Cómo medir la madurez digital de una empresa?

Existen dos perspectivas desde las cuales se mide la madurez. La primera es la medición de la tecnología digital, todas las herramientas e iniciativas digitales que se utilizan para mejorar los procesos internos o proporcionar un mejor servicio. Con esto también se analiza cómo los clientes (internos y externos) perciben la madurez digital de una empresa.

La segunda es medir la organización digital. En otras palabras, la cultura digital de una empresa y su capacidad para gestionar proyectos digitales.

Son cinco los aspectos que se deben considerar al evaluar la madurez digital de las empresas:

1 |  Liderazgo y Estrategia digital

  • ¿Comprende el nuevo entorno digital y sus características?
  • ¿Tiene la visión, estrategia y roadmap definidos para el proceso de transformación?
  • ¿Cuenta con el liderazgo y el enfoque necesarios para respaldar esta visión?

2 |  Organización y talento para operar en el mundo digital.

  • ¿Tiene el talento, habilidades y conocimiento adecuados para respaldar esta visión?
  • ¿Es su estructura organizacional ágil y rápida para reaccionar?
  • ¿Están sus colaboradores en disposición de aprender, colaborar y compartir información?
  • ¿Qué experiencia ofrece a sus clientes tanto en puntos físicos como digitales?

3 |  Marketing y comunicación digital.

  • ¿Tiene el enfoque correcto para comprender y comunicarse con sus clientes de forma exitosa en el entorno digital?
  • ¿Utiliza estratégicamente su empresa métodos de marketing digital? ¿Cómo se conecta esto a los objetivos de negocio?
  • ¿Genera contenido de valor en medios digitales para aumentar el número de visitantes a su sitio web?
  • ¿Realiza periódicamente un análisis de su reputación y estrategia digital?

4 |  Productos y servicios.

  • ¿Cómo han afectado las evoluciones digitales sus productos o servicios?
  • ¿Está su oferta adecuada a las necesidades del nuevo cliente digital?
  • ¿Tiene la capacidad de desarrollar, administrar y ofrecer estos productos de manera efectiva

5 |  Tecnología e innovación

  • ¿Tiene su empresa las habilidades técnicas necesarias para integrar nuevos procesos digitales?
  • ¿Conoce usted el nivel de experiencia digital de sus colaboradores?
  • ¿Cuentan con el equipamiento correcto?
  • ¿Apoyan adecuadamente sus recursos digitales los procesos internos y externos de la empresa?

Varios actores dentro de una organización como alta dirección, clientes internos y externos y los departamentos de TI, Marketing, Servicio al cliente, ventas y RRHH deben responder preguntas sobre estos temas.

Este es un proceso que afecta a toda la organización, por lo que es importante tener la mayor cantidad de información y evaluar todo y cuanto sea posible para tener una visión más completa.

Es importante que la evaluación comparativa no se restrinja a la industria de la compañía. También debe considerar otras industrias, en particular, aquellas digitalmente maduras que ofrecen servicios innovadores, como los creados por las nuevas empresas.

Al observar otras industrias, las empresas pueden cuestionar sus hábitos e imaginar servicios digitales innovadores que proporcionarán un valor agregado real para sus clientes, ayudándoles a destacarse en el mercado.

Es importante aclarar que la medición de la madurez digital no se realiza una sola vez. Debe medirse regularmente e implementar un proceso que ayude a cuestionar continuamente sus hábitos, imaginar nuevos modelos, responder a las evoluciones tecnológicas y de los usuarios, y compararse con la competencia para mejorar.

Este indicador debe convertirse en un KPI real como cualquier otro indicador de negocios. Al medir la madurez digital y usar esta herramienta para guiar su transformación, siempre estará un paso adelante.